La gestión del agua en el Monasterio de San Pelayo de Cerrato (Palencia).

Autor 1: Angel Luis Palomino Lázaro
Autor 2: Manuel Moratinos García
Autora 3: Ines Maria Centeno Cea
Autora 4: María Negredo García

El monasterio de San Pelayo de Cerrato se encuentra en la zona suroriental de la provincial de Palencia. Su rehabilitación como sede de la Fundación Grupo Siro ha conllevado un intenso proceso de documentación arqueológica desde el año 2007 y hasta 2016, que ha generado un importante volumen de información, gracias a la cual ha sido posible conocer en detalle la historia de este monasterio desde su “fundación oficial” a principios del siglo X, hasta su Desamortización. Dicha fundación no hace sino visibilizar una realidad que ya existía con anterioridad en la comunidad eremítica que ocupaba el covacho, cuyo origen y desarrollo se había mantenido al margen de las estructuras político-administrativas del momento, a saber el poder condal castellano dependiente del reino de León, que en estos momentos representan las entidades políticas dominantes en este territorio. Será precisamente la entrada en escena de dichos poderes el detonante de la monumentalización del monasterio, hasta entonces reducido al “humilde” covacho en la que los primeros freires trataron de encontrar la espiritualidad de acuerdo con modelos que entroncan directamente con las primeras manifestaciones del cristianismo primitivo.

 La excavación ha permitido documentar un interesante complejo de canalizaciones y estructuras que, abasteciéndose de un imponente manantial existente al norte del complejo monumental, pone de manifiesto una perfecta planificación en la gestión del agua -con un importante complejo de letrinas, pozos, saneamiento de las cocinas-, destacando la existencia de una fuente en el interior de la iglesia monástica y una más que probable “sala de baños” en una pequeña capilla que se abre en lado del evangelio y que tiene acceso desde la nave central del templo. Esta construcción supone una importante novedad funcional de los monasterios castellanos a la vez que pone de manifiesto comportamientos y costumbres apenas registradas en el registro documental escrito.