Conferencia inaugural

La situación de la arqueología comercial en España: Perspectivas futuras y vías de investigación.

Eva Parga-Dans. Actualmente investigadora posdoctoral del CICS.NOVA (Unviersidade Nova de Lisboa) y del Grupo de Estudios Territoriales, Departamento de Sociología (Universidad de A Coruña). Licenciada en Sociología (2005) en la Universidad de A Coruña y Doctorada en Economía Aplicada (2011) en la Universidad de Santiago de Compostela. Especializada en la Sociología de la Innovación y en el ámbito del Patrimonio Cultural. Concretamente, una de sus líneas de investigación se centró en la arqueología comercial española como actividad intensiva en conocimiento.

La actividad arqueológica española se caracterizó por un extraordinario desarrollo durante el período 1990-2009, debido a dos factores principalmente: la promulgación de un marco institucional asociado a diferentes regulaciones estatales y autonómicas en materia de protección y gestión patrimonial a partir de 1985, y la elevada demanda de informes de impacto arqueológico como resultado del auge de la actividad de la construcción, sobre todo durante los primeros seis años del siglo XXI. Ambos factores favorecieron el desarrollo de un próspero sector arqueológico en el que numerosos profesionales y empresas comenzaron a trabajar, registrando volúmenes de actividad sin precedentes. Se registraron 273 empresas de arqueología constituidas durante el período 1985-2009 y más de 2.500 empleos vinculados a estas organizaciones. La dinámica empresarial de la actividad evolucionó significativamente hasta 2009. Sin embargo, la crisis económica y la paralización de la construcción tuvo un efecto devastador para la arqueología. El 42% de las empresas registradas en 2009 desaparecen en 2013, así como el 66% de los puestos de trabajo previamente registrados (y los que permanecen lo hacen en una situación precaria). El auge de la arqueología profesional española y su rápido desmoronamiento es ilustrativa de un modelo en el que, la excesiva dependencia de las dinámicas de mercado y concretamente de la construcción, pone de relieve el valor principal de la arqueología como práctica orientada a la liberación de suelo, un obstáculo legal que las empresas constructoras debían superar para aumentar el valor de la tierra. La presente ponencia pretende propiciar un espacio de reflexión la profesión arqueológica, sus modos de producción y posibilidades, en un horizonte de modernización reflexiva y de transformación económica social y cultural. Si bien la presente discusión sobrepasa el ámbito disciplinario arqueológico y geográfico español, este caso representa un pasaje discursivo acerca de los retos contemporáneos, sus formas de acción y legitimidad vinculada al paradigma histórico-cultural neoliberalista.