La arqueología y el patrimonio arqueológico como recurso educativo.

Autora 1: Elena Navas Guerrero
Autor 2: Antonio Luis Bonilla Martos
Autora 3: María de la Encarnación Cambil Hernández

El Campus Universitario de la Cartuja, en Granada, es una zona de gran valor patrimonial; aquí se encuentra ubicada la Facultad Ciencias de la Educación cuyo edificio está rodeado de espacios ajardinados dentro de los cuales se encontró un horno del siglo XVI relacionado con el cercano Monasterio de la Cartuja, que sirvió para la fabricación de materiales utilizados en la construcción de dicho monasterio. Este horno está relacionado con la presencia de un alfar romano situado en las inmediaciones, formado por un conjunto de hornos, balsas donde se depuraba la arcilla y los lugares donde se elaboraban, se secaban, se cocían y se almacenaban las piezas, siendo elementos que nos ayudan a explicar la totalidad de su proceso de producción. Además, en el entorno de la facultad se encuentra una alberca y una acequia andalusí que circula muy próxima al lugar del hallazgo, de la cual se conserva un ramal en la Biblioteca de la Facultad de Ciencias de la Educación.

Partiendo de estos restos arqueológicos hemos puesto al alumnado en relación con el paisaje cultural que rodea la facultad, con el fin de analizar aspectos geográficos, históricos y patrimoniales que les capacite para lograr el aprendizaje significativo en materias Ciencias Sociales y Patrimonio Cultural, con el fin de acercar al alumnado a la realidad, utilizando como recurso el patrimonio arqueológico.

De esta manera hemos podido constatar el valor educativo del patrimonio arqueológico, al acercar al alumnado (futuros maestros), a la arqueología como profesión, y a la importancia que tiene su desempeño para el conocimiento y puesta en valor del patrimonio, como fuente primaria desde la que abordar el proceso de enseñanza y aprendizaje de los contenidos sociales, espaciales, temporales y patrimoniales, centrándonos para ello en una actividad tan didáctica como es la arqueología.